Orientación psico-educativa

El afecto es la base del desarrollo humano, y los vínculos afectivos la condición imprescindible para que este desarrollo afectivo se dé.  El desarrollo del psiquismo humano es un proceso narrativo donde los elementos que empleamos para relatarnos nuestra propia vida son elementos afectivos.

Por eso vincularse a otra persona es un privilegio, porque conlleva la posibilidad de influir en su desarrollo, pero también una responsabilidad, porque la huella que deja en el psiquismo, el modelo que incorpora permanece y si es negativo, obliga a un trabajo terapéutico, por tanto, es saber construir vínculos afectivos constructivos y positivos con los niños y adolescentes para proporcionarles la seguridad básica afectiva que sirve para generar crecimiento y autonomía en el niño o niña. Y el papel de los profesionales que trabajan con familias e infancia consiste en posibilitar y promover este proceso.

  • Programa de atención para problemas de aprendizaje (Diagnósticos y valoraciones psicopedagógicas)
  • Estrategias de acompañamiento psico-educativo a instituciones y/o grupos que trabajan con niños y niñas.
  • Procesos psicoterapéuticos a niños, niñas, adolescentes y orientación en el ámbito familiar.
  • Procesos psicoterapéuticos grupales con niños y adolescentes.
  • Procesos de orientación vocacional y laboral.
  • Terapia de lenguaje.

 

Suscríbete a nuestro blog por correo electrónico

Ingresa tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevos artículos o eventos.

Te has suscrito satisfactoriamente!

Pin It on Pinterest