Cuando los padres dicen que sus hijos no los escuchan lo que  en realidad quieren decir es que «sus hijos no obedecen”. No preferirías cooperación y motivación por iniciativa propia que obediencia a causa del miedo, o de un niño que se vuelve dependiente de la aprobación por parte de los demás?

Si reclamas porque tu hijo no escucha, puede ser un indicio de no modelar lo que verdaderamente significa escuchar?

Cuando los niños no escuchan, puede indicar que los padres tratan de imponer órdenes y reglas las cuales generan luchas de poder.

Mientras tu dices “hazlo”, ellos responden “no lo haré”, sea con palabras o acciones.

 Tus hijos te escucharán cuando ellos se sientan escuchados

Cuándo tu hijo te habla, lo escuchas o le explicas acerca de ello, o te pones a la defensiva o simplemente le das un sermón?

¿Tratas de minimizar los sentimientos de el o ella?

¿Tratas de “arreglar” sus sentimientos o te enfocas en solucionar el problema?

 Intenta escuchar.

Intenta probar lo que tu hijo siente

Intenta hacer preguntas curiosas que inviten a la conversación 

 Los padres usualmente « aseguran » :

  • Lo que sucedió
  • Lo que ha causado esta situación
  • Como deben sentirse ante ello
  • Como deberían actuar

Deja de “saturar” a tu hijo, y luego pregúntate porqué se siente abrumado o con poco ánimo. Tus sermones entran por un oído y salen por el otro.

 

Haz preguntas curiosas que permitan debatir

En lugar de “ordenar”, “pregunta”

  • ¿Qué estabas tratando de lograr?
  • ¿Cómo te sientes después de lo sucedido?
  • ¿Qué aprendiste de ello?
  • ¿Qué ideas tienes para resolver el problema o prevenir que esto te vuelva a suceder?

 Asegúrate que tus preguntas sean oportunas y vengan de tu corazón, además demuéstrale que estás verdaderamente interesado en los que el o ella siente y piensa.

 

 

 

 

*Fuente: Dra. Jane Nelsen
Resumen Cartilla No. 1 para padres.